astrokairos.com.ar
 

                                                                                                                                                                                       Canal de Astrología en YouTube __

 


 


Herencia astrológica.
Algunos conceptos.


 
 
 
 
 
 
 

A partir de la pregunta formulada por una alumna sobre estadísticas en Astrología, exponemos las reflexiones surgidas acerca de la temática de la herencia astrológica.

- Qué importancia tienen las estadísticas cuando se trata de investigar, por ejemplo, sobre la profesión o los problemas de salud?

Se han realizado muchos trabajos estadísticos para corroborar indicaciones astrológicas. Un famoso recopilador fue el francés Michel Gauquelin, pero hubo muchos otros que se dedicaron a ello. A pesar de todos los esfuerzos, ningún trabajo en esa línea sirve para validar el funcionamiento de la Astrología. Creo que los astrólogos cometemos un error al recurrir a estadísticas para reforzar o probar nuestras conclusiones, se trate de descripciones caracterológicas o predicciones de cualquier tipo.

Esto es así porque con la Astrología estamos ante un simbolismo analógico, en el que iguales configuraciones pueden indicar diferentes situaciones. A la inversa, energías zodiacales o planetarias distintas pueden subyacer en escenas idénticas. Lo valioso del lenguaje astrológico es su condición de herramienta apropiada para dilucidar cualidades que se están manifestando en acontecimientos aparentemente iguales. Por eso no sirve reunir datos coincidentes en torno a hechos concretos y particulares - como la profesión, o afecciones físicas o psíquicas -, porque habrá muchas estructuras natales de diseño similar que no 'cumplirán' con ese destino. Estamos en lo mismo cuando se intenta darle a la Astrología una dimensión científica; ese enfoque no es apto para evaluarla ni comprenderla.

No existe una única manera de pensar o percibir la realidad; la indagación astrológica propone un modo de verla que no es lineal, de allí que desde el principio mismo de los cursos que ofrecemos, proponemos descartar la noción de influencia planetaria. En todo caso, las relaciones de causa/efecto subsisten sólo como consecuencia de las elecciones y rechazos que adoptamos con respecto a nuestra propia configuración energética natal, se inscriben como juego de identificación/destino dentro de ese contexto.

El Cielo refleja lo que nos sucede, es una ventana simbólica de nuestra vida; si percibimos la unidad profunda de esta correspondencia, la idea de estar bajo el designio de las estrellas queda de lado... Somos ese Cielo, lo que vemos en él no es algo separado de nuestras vidas, por eso no nos influye, más bien revela lo que nos constituye. Todo el trabajo está en descubrir significados y acompañar procesos, que creemos externos, pero que en realidad forman parte de lo que somos, entidades con formas condicionadas, pero emergidas desde la energía.

La famosa cuestión de la herencia astrológica es un tema que permite apreciar claramente modos lineales de pensar la Astrología, frente a lo que aquí planteamos como manifestación global, que no puede inscribirse dentro de enfoques causales.

Detengámonos entonces para reflexionar sobre esto. Es verdad que existen frecuentes coincidencias entre algunos elementos astrológicos dentro de grupos familiares. Cuando se comparan y superponen cartas entre padres e hijos, por ejemplo, suelen concordar posiciones de la Luna, el Sol o el ascendente, entre otras. Es decir, mamá o papá pueden ser leoninos, y tienen un hijo con ascendente o la Luna en Leo, por citar un caso entre muchos posibles. Pues bien, sobre esto también se trabajó estadísticamente, y se pudieron comprobar similitudes, que llevaron a postular la herencia de 'rasgos astrológicos'. Según nuestra mirada, la confusión reside en creer que la carta o algunos factores primordiales, expresados en posiciones solares, lunares o del signo que asciende, se 'transmiten' de padres a hijos, como cuando hablamos de genética.

Energéticamente, todos emergemos en el contexto que nos corresponde, y el primero que tenemos al nacer - y habitualmente durante muchos años - es precisamente el de nuestra propia familia, pero esa conformación parental no es condición necesaria... Sin embargo, vale acarar que lo histórico que cada uno lleva en su ser se inscribe en la memoria de la especie, esto es innegable, pero se corresponde con contenidos que son consecuencia de acciones y decisiones individuales. Esas memorias determinan la 'alineación sincrónica' con ciertos entornos de destino, correspondientes con lo que deberemos asimilar y expresar, de acuerdo a la estructura natal de cada uno.

No estamos desvinculados del entorno, formamos parte de ese contexto de personas y circunstancias, pero no es algo heredado, no tiene nada que ver con la consanguinidad, ni con los genes; es una correspondencia, no podíamos haber nacido en otro momento y lugar... Si soy libriano con Luna en Cáncer y ascendente Capricornio, al nacer habré 'aparecido' en una trama de la realidad que me contuvo, según esas vibraciones presentes en el nacimiento. Y esto no es lineal, es un dinamismo sincrónico que podríamos reconocer como una intersección, un punto de cruce entre lo vivido y lo por vivir.

Las coincidencias observables astrológicamente obedecen a la energía misma, que origina entramados coherentes; no provienen de ni se generan en lo parental/histórico; esta es la mirada global que intentamos explicarles. No somos de cierta manera por nuestra familia, pero tenemos padres y hermanos que resuenan con lo que somos, dejándonos al principio ciertas marcas que no son otra cosa que las marcas de nuestras propias energías. La carta natal es como un puzzle que se va armando con personas y situaciones; energéticamente, es irrelevante que sean parientes y familia, o individuos situados por fuera de ese marco. Lo que me constituye nunca va a desaparecer, aunque mis padres no estén desde el comienzo mismo de mis días. No obstante, el contexto en el cual voy a vivir tendrá características congruentes con mi inserción en ese entramado que inicialmente 'me dejó sin padres biológicos'. Uno entra y encaja allí donde energéticamente le corresponde, de esta manera interactuamos, no hay otra posibilidad.

Carlos H. Junio 2007.-



astrokairos.com.ar © 2000-2018

www.000webhost.com